domingo, 30 de junio de 2013

La Antropología de Guardini: «Sólo quien Conoce a Dios Conoce al Hombre» - Enrique Cassagne

La Antropología de Guardini: «Sólo quien Conoce a Dios Conoce al Hombre»
Ing. Enrique Cassagne


El Centro de Humanidades Josef Pieper tiene el agrado de invitarlos a participar del quinto Café Filosófico del año, a realizarse el próximo sábado 6 de Julio a partir de las 10.15 de la mañana en el Multiespacio Cultural EL CAMINO, Av. Luro 4344 – 1º Piso, de nuestra ciudad de Mar del Plata.

El tema que convoca en esta oportunidad es “La Antropología de Guardini: «Sólo quien Conoce a Dios Conoce al Hombre»”, a cargo del Ing. Eduardo Cassagne, quien continúa así el Curso “Maestros y Testigos Cristianos - en el Año de la Fe” que dicta el Centro Pieper este año, bajo el lema: “Pasión por la verdad”.

Los interesados pueden inscribirse directamente quince minutos antes del inicio del Café Filosófico, donde además se brindarán detalles del programa de todo el año. 

Para mayor información, pueden llamar por teléfono al (0223) 495-0465 ó (0223) 155-03-4406.

Profesor: Enrique Cassagne

Ingeniero Enrique Cassagne
Profesor del Centro Pieper
Ciclo 2013


Enrique Cassagne nació el 7 de Mayo de 1930. Cursó el nivel secundario en el Colegio Nacional de Buenos Aires donde fue discípulo de Vicente Fatone que lo estimuló a los estudios de filosofía.

Casado con Inés Futten de la Colina, con quien tiene 9 hijos, obtuvo el título de Ingeniero Civil por la Universidad de Buenos Aires (UBA). 

Ingeniero por profesión, humanista, filósofo y teólogo por vocación, dedicó mucho de su tiempo a la lectura de grandes pensadores cristianos del siglo XX, muy especialmente a Romano Guardini -de cuyo pensamiento es el mayor conocedor en América- y Josef Pieper. Es socio fundador del Centro Sabiduría Cristiana y más tarde de la Fundación Emilio Komar, de cuya comisión directiva es miembro. Es Oblato Benedictino de la Abadía San Benito de Luján.

sábado, 29 de junio de 2013

Marechal, el Adán Buenosayres y la Modernidad - Daniel Aldama

Marechal, el Adán Buenosayres y la Modernidad
Lic. Daniel Aldama


Estimados:

Los invitamos a participar del séptimo Studium 2013 –Estudio Comunitario– del Centro Pieper, a realizarse el próximo Martes 02 de Julio a partir de las 18.30 hs. en el Centro Educativo FASTA, sito en Gascón 3145, de nuestra ciudad de Mar del Plata.

El tema que convoca en esta oportunidad es “Marechal, el Adán Buenosayres y la Modernidad”, que será presentado por el Lic. Daniel Aldama, continuando así el Estudio Comunitario con Mesa de Libros, Documentos y Autores que coordina el Centro Pieper bajo el lema: “Pasión por la verdad”.


La participación en este “Studium” del Centro Pieper es libre y gratuita.

jueves, 27 de junio de 2013

Carta de Leonardo Castellani a Leopoldo Marechal - Sobre el "Adán Buenosayres"

Carta de Leonardo Castellani 
a Leopoldo Marechal
- sobre el “Adán Buenosayres” -


A continuación reproducimos un extracto de la carta de Castellani a Marechal con motivo de la primera edición de la novela “Adán Buenosayres” (Sudamericana, Buenos Aires 1948), fechada el 1 de Noviembre de 1949. Luego adjuntamos el texto completo de la carta manuscrita.


“Bs. Aires, 1º Novbre 1949


     Sr. D.
     Leopoldo Marechal


     Mi estimado amigo:

     Me había hecho un deber de pagarle a Ud. y al Prof. Arizaga la visita de Barcelona; y me había proyectado un placer de hablar con Ud. acerca de su admirable libro “Adán Buenos Aires” y mil otras cosas; pero los azares de este tiempo, mala salud y una orden precipitada de marcha a Salta me lo impiden… por ahora; puesto que espero bajar dentro de un mes y darme ese gusto.

     Su libro me ha confirmado con fuerza en que es Ud. un gran poeta. Tiene el don de la fuerza, la más alta cualidad literaria, un empuje épico. Por eso mismo provoca en algunos tan fuertes resistencias, negativo de la admiración que suscita en otros. Su descenso a los infiernos bonaerenses es muy superior al de Quevedo, y es profundamente original. En fin, le aseguro que con él he gozado y aprendido mucho.
   
     […]
   
Con gran aprecio personal, soy suyo en Jesucristo.


Leonardo Castellani”.

domingo, 16 de junio de 2013

Louis Pie: Lucidez y Coraje al Servicio de la Verdad - P. Alfredo Sáenz

Louis Pie: Lucidez y Coraje al Servicio de la Verdad
R. P. Dr. Alfredo Sáenz, SJ


El Centro de Humanidades Josef Pieper tiene el agrado de invitarlos a participar del cuarto Café Filosófico del año, a realizarse el próximo sábado 22 de Junio a partir de las 10.15 de la mañana en el Multiespacio Cultural EL CAMINO, Av. Luro 4344 – 1º Piso, de nuestra ciudad de Mar del Plata.

El tema que convoca en esta oportunidad es “Louis Pie: Lucidez y Coraje al Servicio de la Verdad”, a cargo del Sacerdote Jesuita Argentino R. P. Dr. Alfredo Sáenz, SJ, quien continúa así el Curso “Maestros y Testigos Cristianos - en el Año de la Fe” que dicta el Centro Pieper este año, bajo el lema: “Pasión por la verdad”.

Los interesados pueden inscribirse directamente quince minutos antes del inicio del Café Filosófico, donde además se brindarán detalles del programa de todo el año. 

Para mayor información, pueden llamar por teléfono al (0223) 495-0465 ó (0223) 155-03-4406.

Cardenal Pie, Obispo de Poitiers - José María Iraburu

Cardenal Pie, Obispo de Poitiers
José María Iraburu


I. Lúcido y valiente

–Perdone, pero ¿este escrito suyo no es un plagio del libro del P. Sáenz?
–Bueno, en realidad toma por base el libro del P. Alfredo Sáenz, S. J., El Cardenal Pie, lucidez y coraje al servicio de la verdad (Ed. Nihuil - Ed. Gladius, Buenos Aires 1987; hay nueva edición en Gladius 2007, 538 ps.). Pero tanto como un plagio no es. El P. Sáenz es buen amigo mío y me lo consiente con todo gusto. En la Fundación GRATIS DATE le hemos publicado tres preciosas obras suyas (Catálogo FGD). Él a su vez escribió su libro tomando como base la obra de Mons. Baunard, Histoire du Cardinal Pie, Ed. H. Oudin, 18862, vols. I-II; y la de Jean Creté, Vie du cardinal Pie, 1980. Unos y otros citan los textos de Oeuvres de Monseigneur l’évêque de Poitiers, Paris-Poitiers, Ouidin 1886-1879, vols. I-IX.

Louis Edouard Pie (1815-1880), hijo de un zapatero, nace en un pueblecito de la diócesis de Chartres, estudia en un colegio y en el Seminario Menor de esa ciudad, en 1835 ingresa en el Seminario de San Sulpicio, cerca de París, es ordenado sacerdote en 1839 y Obispo de Poitiers en 1849, donde ejerce su ministerio pastoral durante treinta años, hasta su muerte, siempre bajo el lema mariano Tuus sum ego, que hace suyo ya al recibir el subdiaconado. A mediados del XIX, cuando parte del episcopado francés era galicano y otra parte ultramontano, según se inclinase a una cierta autonomía de Roma o profesara una fidelidad total a la Sede romana, el Obispo de Poitiers se adhiere siempre en doctrina y disciplina a Roma, como todos los obispos de la zona eclesiástica de Burdeos, a la que pertenece Poitiers. Muerto el Beato Pío IX (1878), con quien mantenía una relación personal y cordial muy estrecha, su sucesor, León XIII, en uno de sus primeros actos, creó Cardenal al Obispo de Poitiers (1879). 

Mons. Pie, desde su ordenación episcopal, se mostró sumamente devoto de San Hilario de Poitiers (310-367) –el gran defensor, con San Atanasio, de la divinidad de Cristo frente a los arrianos–, procurando en todo seguir su ejemplo y citando sus escritos con gran frecuencia. Cuidó siempre especialmente de los sacerdotes y de los religiosos. A semejanza de San Carlos Borromeo en referencia a San Ambrosio de Milán, fundó Pie los Oblatos de San Hilario, para sacerdotes diocesanos con vida comunitaria. Celebró veinte Sínodos diocesanos, procurando siempre en ellos la buena formación doctrinal de su clero, su fervor espiritual y pastoral, y si fidelidad disciplinar. 

Poitiers es un lugar de Francia de muy especial significación histórica. –En la batalla de Poitiers es donde los francos, dirigidos por Carlos Martel, logran una victoria militar definitiva sobre los invasores islámicos (732), salvando la autonomía y el cristianismo de las naciones europeas. –Cerca de la ciudad de Poitiers está la abadía de Ligugé, cuna de la vida monástica en las Galias. Fue fundada en el año 361 por San Martín de Tours (316-397), discípulo de San Hilario, obispo de Poitiers, que le cedió el terreno de una antigua villa romana. Este monasterio fue rescatado de las ruinas por Mons. Pie y su íntimo amigo dom Guéranger (1805-1875), restaurado en Solesmes de la vida monástica en Francia, que había sido eliminada por la Revolución. –La Vendée, perteneciente a la diócesis de Poitiers, fue misionada por San Luis María Grignion de Montfort (1673-1716), y presentó la resistencia y la guerra más valiente contra las fuerzas anticristianas de la Revolución (1793-1796). 

Las tinieblas mundanas del siglo XIX fueron especialmente oscuras en Francia, durante la vida de Mons. Pie. A partir del luteranismo, que rechaza a la Iglesia y a la Escritura, en cuanto Palabra divina, reduciéndola por el libre examen a palabra de hombre, y que rompe en trozos contrapuestos la unidad de la Cristiandad, se llega derechamente al Siglo de las luces, a la Ilustración, en gran parte difundida por los enciclopedistas franceses y la masonería, y al estallido de la Revolución Francesa (1789-1792), cuyo espíritu naturalista marca ya el Occidente de modo definitivo, y se va imponiendo más y más a lo largo del XIX en la cultura, la educación, las instituciones y las estructuras políticas a través del liberalismo.


jueves, 13 de junio de 2013

La Epopeya de los Cristeros - P. Alfredo Sáenz

La Epopeya de los Cristeros
R. P. Dr. Alfredo Sáenz, SJ


El próximo viernes 21 de Junio a partir de las 20.30 hs. contaremos con la presencia, en la ciudad de Mar del Plata, del Sacerdote Jesuita Argentino R. P. Dr. Alfredo Sáenz, SJ, quien presentará en esta oportunidad el tema “La Epopeya de los Cristeros”

Organizada por la Asociación “Fraternidad de Vida Nueva” y con el Auspicio del “Centro Pieper”, el P. Sáenz dictará esta Clase Optativa del Curso “Maestros y Testigos Cristianos” en el Multiespacio Cultural EL CAMINO, Av. Luro 4344 - 1º Piso de nuestra ciudad de Mar del Plata y con ingreso libre de aranceles

Para mayor información, pueden llamar por teléfono al (0223) 495-0465 ó (0223) 155-03-4406.

Anacleto González Flores y la Epopeya Cristera - P. Alfredo Sáenz

Anacleto González Flores y la Epopeya Cristera
R. P. Dr. Alfredo Sáenz, SJ


Con el personalísimo estilo del P. Sáenz, este escrito suyo considera la figura fascinante de Anacleto González Flores y la gesta cristera en México de 1926-1929. Desde su llamado al sacerdocio hasta su martirio, Alfredo Sáenz retrata con arrobante interés la figura de «El Maestro», beatificado junto con sus compañeros de martirio.


Introducción

Consideraremos ahora una figura realmente fascinante, la de Anacleto González Flores, uno de los héroes de la Epopeya Cristera. Anacleto nació en Tepatitlán, pequeño pueblo del Estado de Jalisco, cercano a Guadalajara, el 13 de julio de 1888. Sus padres, muy humildes, eran fervientemente católicos. De físico más bien débil, ya desde chico mostró las cualidades propias de un caudillo de barrio, inteligente y noble de sentimientos. Pronto se aficionó a la lectura, y también a la música. Cuando había serenata en el pueblo, trepaba a lo que los mexicanos llaman «el kiosco», tribuna redonda en el centro de la plaza principal. Era un joven simpático, de buena presencia, galanteador empedernido, de rápidas y chispeantes respuestas, cultor de la eutrapelia.

A raíz de la misión que un sacerdote predicó en Tepatitlán, sintió arder en su corazón la llama del apostolado, entendiendo que debía hacer algo precisamente cuando su Patria parecía deslizarse lenta pero firmemente hacia la apostasía. Se decidió entonces a comulgar todos los días, y enseñar el catecismo de Ripalda a los chicos que lo seguían, en razón de lo cual empezaron a llamarlo «el maistro», sin que por ello se aminorara un ápice su espíritu festivo tan espontáneo y la amabilidad de su carácter. Al cumplir veinte años, ingresó en el seminario de San Juan de los Lagos, destacándose en los estudios de tal forma que solía suplir las ausencias del profesor, con lo que su antiguo sobrenombre quedó consolidado: sería para siempre «el Maistro».

Luego pasó al seminario de Guadalajara, pero cuando estaba culminando los estudios entendió que su vocación no era el sacerdocio. Salió entonces de ese instituto e ingresó en la Escuela Libre de Leyes de la misma ciudad, donde se recibió de abogado. Quedóse luego en Guadalajara, iniciando su labor apostólica y patriótica que lo llevaría al martirio. Pero antes de seguir con el relato de su vida, describamos el ambiente histórico en que le tocó vivir.

miércoles, 12 de junio de 2013

Ezequiel Moreno y el Liberalismo - Cristian Rodríguez Iglesias

Ezequiel Moreno y el Liberalismo
Prof. Cristian Rodríguez Iglesias


Estimados:

Los invitamos a participar del sexto Studium 2013 –Estudio Comunitario– del Centro Pieper, a realizarse el próximo Martes 18 de Junio a partir de las 18.30 hs. en el Centro Educativo FASTA, sito en Gascón 3145, de nuestra ciudad de Mar del Plata.

El tema que convoca en esta oportunidad es “Ezequiel Moreno y el Liberalismo”, que será presentado por el Prof. Cristian Rodríguez Iglesias, continuando así el Estudio Comunitario con Mesa de Libros, Documentos y Autores que coordina el Centro Pieper bajo el lema: “Pasión por la verdad”.


La participación en este “Studium” del Centro Pieper es libre y gratuita.

martes, 11 de junio de 2013

San Ezequiel Moreno, un obispo molesto - José María Iraburu

San Ezequiel Moreno, un obispo molesto
José María Iraburu


Tomado de: José María Iraburu, Hechos de los Apóstoles de América, Fundación Gratis Date, Pamplona 2003, 3º Edición, págs. 234-244.



Riojano y agustino recoleto

A orillas del Ebro, en Alfaro, pequeña ciudad agrícola de la Rioja, el modesto sastre Félix Moreno y su mujer Josefa Díaz tuvieron seis hijos, cuatro hembras y dos varones, Eustaquio, el primogénito, y Ezequiel, nacido en 1848, cuarto de los hermanos. Creció Ezequiel en el marco de una familia muy cristiana, y acompañaba a su padre, aun en invierno, al rosario de la aurora. Siempre tuvo afición y buena voz para el canto, y se acompañaba bien con la guitarra. Eustaquio en cambio fue un buen violinista. Fue de chico Ezequiel monaguillo del convento de las dominicas, con las que guardó siempre una gran amistad.

Teniendo Ezequiel doce años, Eustaquio ingresó en el noviciado de los agustinos recoletos de Monteagudo, en Navarra, y teniendo dieciséis, murió su padre, con lo que la familia se vió en muy difícil situación económica. La señora Josefa tuvo que sacar adelante la familia con muchos y diversos trabajos. Entre otros, ayudada por Ezequiel, vendía hilo y baratijas en la plaza de Alfaro. Por eso, cuando Ezequiel dijo a su madre que él también quería ser agustino recoleto, ella trató de disuadirle, haciéndole ver que si fuera sacerdote diocesano podría ayudar a la familia. Sin embargo, como buena madre cristiana, supo ceder a sus insistentes razones.

La vocación, según parece, la tenía desde niño. Contaba la madre Catalina Les, sacristana de las dominicas, que siendo Ezequiel muy pequeño, le preguntaron en el convento qué iba a ser de mayor. «Fraile», contestó sin dudarlo. «¡Tú, fraile!, le dijeron, tan calandrajo [pequeño, poca cosa], ¿para qué te quieren?». Pero él, sin inmutarse, solucionó el problema: «Ya me pondré un sombrero de copa, para ser más alto».

En este resumen biográfico de San Ezequiel Moreno nos atendremos a las Cartas pastorales, circulares y otros escritos, a los dos tomos de sus Cartas privadas, que fueron publicadas por su primer biógrafo, el agustino recoleto Toribio Minguella, obispo de Sigüenza. Y seguiremos también la obra Beato Ezequiel Moreno, el camino del deber, escrita por fray Angel Martínez Cuesta, también agustino recoleto.


martes, 4 de junio de 2013

Sacheri: Predicar y Morir por la Argentina - Héctor Hernández

Sacheri: Predicar y Morir por la Argentina
Dr. Héctor Hernández


Estimados:

Los invitamos a participar del quinto Studium 2013 –Estudio Comunitario– del Centro Pieper, a realizarse el próximo Viernes 7 de Junio a partir de las 20.30 hs. en el Centro Educativo FASTA, sito en Gascón 3145, de nuestra ciudad de Mar del Plata.

El tema que convoca en esta oportunidad es “Sacheri: Predicar y Morir por la Argentina”, libro que será presentado por su Autor el Dr. Héctor Hernández, continuando así el Estudio Comunitario con Mesa de Libros, Documentos y Autores que coordina el Centro Pieper bajo el lema: “Pasión por la verdad”.

Tuvo gran heroísmo y gran seriedad. Tenía la profunda lucidez del intelectual. Todos eran amigos de él y decían: «si está Sacheri vamos»” (Mons. Eduardo Taussig, actual Obispo de San Rafael, Mendoza).

Un hombre fresco, de cara traslúcida, límpida. Hombre de un gran entusiasmo. De enorme compromiso con la fe. Se jugaba por la Doctrina de Cristo, por la Doctrina Social de la Iglesia. A él lo matan por la fe. Muere por la fe” (Mons. Juan Alberto Puiggari, actual Arzobispo de Paraná).

La persona que en la Argentina estaba en condiciones de ser un verdadero gobernante católico era él. Un hombre ireemplazable” (Mons. Vicente Zazpe [1920-1984], Arzobispo de Santa Fe).


La participación en este “Studium” del Centro Pieper es libre y gratuita.

Recuerdos de Carlos Alberto Sacheri - Alberto Caturelli

Recuerdos de Carlos Alberto Sacheri
Alberto Caturelli


Extracto del escrito del Dr. Alberto Caturelli realizado especialmente para el libro “Sacheri: Predicar y Morir por la Argentina” del Dr. Héctor Hernández


Han transcurrido casi treinta años desde su martirio. No he dejado un solo día de tenerlo presente en la Santa Misa en el memento de los que han partido y nos esperan. Sé que él no lo necesita, pero sé también que aplicará mis oraciones a quienes más lo requieran.


En lo de Meinvielle

No recuerdo bien el día exacto en el cual nos conocimos. Yo soy mayor que Carlos Alberto y debo haberlo encontrado en una de mis visitas al Padre Julio Meinvielle, entre los años 1952 y 1954. Era estudiante de derecho y discípulo muy querido del Padre Meinvielle. Recuerdo muy bien su hermosa juventud llena de fervor y de virtudes cristianas. Pronto se hizo amigo de Celia, mi mujer. Era la época de mis primeros libros, entre ellos mi tesis doctoral sobre «El pensamiento de Mamerto Esquiú» que publicó la Universidad de Córdoba en 1954. Un estudio de Sacheri sobre este libro fue su primera publicación, aparecida en el n° 54 de la revista Presencia que dirigía el P Meinvielle. Carlos Alberto tenía veintiún años y yo veintisiete.

[…]

Para nosotros no era ni es ni será retórica piadosa el Instaurare omnia in Christo. Ése era el objetivo de nuestras vidas. Sabíamos, sé, que nos cierra muchas puertas y engendra poderosos e implacables enemigos. Que así sea.


Regalo de Carlos

En 1958 partí a Europa por primera vez. A mi regreso, el 11 de octubre junto a mi mujer y a mi hijo mayor, entonces un niño que precisamente ese día cumplía sus seis años, estaba Carlos Alberto. A la tarde, acompañado por su novia María Marta, alegremente llevó a nuestro hijo a visitar el Zoológico y a tomar la merienda; culminó su labor afectuosa regalándole una gorra de granadero, que el niño durante mucho tiempo conservó. Esos días en Buenos Aires los pasamos muy bien hablando de cuanto nos unía y nos unió siempre. Cada uno seguía cumpliendo su misión que era, en realidad, la nuestra, la de siempre y para siempre. Nosotros ya teníamos cuatro hijos y llegarían después cuatro más. Los Sacheri tuvieron siete.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...