sábado, 24 de octubre de 2015

Reflexiones sobre la Filosofía y el Fin de la Historia - Josef Pieper

Reflexiones sobre la Filosofía y el Fin de la Historia
Josef Pieper


Reproducimos a continuación una interesante entrevista a Josef Pieper (1904-1997), –que presentamos aquí extractada y con “negritas” nuestras–, realizada en su domicilio el 6 de junio de 1992, revisada y corregida por él mismo.


Bernard Schumacher: Su primera conferencia, pronunciada en la Universidad de Münster, en Westfalia, apareció bajo el título de “Qué significa filosofar” (1948) [1]. ¿Qué le ha llevado a escribir sobre “Ocio y Culto” (1948) [2]  y “Sobre el fin del tiempo. Una meditación histórico filosófica” (1949) [3]?

Josef Pieper: «“Ocio y culto” fue mi conferencia inaugural. Durante la guerra llevé un diario que me sirvió para apuntar una serie de asuntos aislados, a los cuales en aquel momento no pude dedicar un esfuerzo más sistemático. En esos apuntes ya se hablaba del ocio, de la fiesta y del fin del tiempo. Mi conferencia inaugural se tituló “Trabajo espiritual y formación filosófica”. Mi intención era dejar patente que la labor intelectual, el trabajo espiritual y la formación filosófica para existir necesitan del ocio, de la apertura del espíritu, de la tranquilidad, de la meditación y la contemplación. En lo que al fin del tiempo se refiere, la verdad es que después de la Segunda Guerra Mundial, verdaderamente existía la impresión de que las cosas ya nunca más volverían a funcionar. En 1949 estaba yo en Berlín como profesor visitante de la universidad que en ese tiempo estaba precisamente constituyéndose como tal. El rector de entonces, el gran historiador Meinecke, me preguntó en un tono algo paternal sobre qué iban a versar mis lecciones. Le contesté: “Sobre el fin del tiempo en la historia de la filosofía”. ¿Cómo? me respondió, alarmado. ¿Sobre el fin del tiempo? Sí, le contesté, sobre eso ya escribió Kant en su breve ensayo “Acerca del fin de todas las cosas”».

viernes, 16 de octubre de 2015

In Odium Fidei

In Odium Fidei


Sobre el Ataque a la Catedral de Mar del Plata, Argentina


[NotiVida / CP] Diversos actos de vandalismo sufrió la Ciudad de Mar del Plata durante el 30º Encuentro Nacional de Mujeres. Hay colegios que se utilizaron para realizar los talleres que aún no pueden reanudar las clases. Se violaron aulas y gabinetes cerrados, en algunas escuelas -como la 19- inundaron los baños y se robaron las canillas. Todos los establecimientos por los que pasó el activismo feminista quedaron, cuando menos, inutilizables por la suciedad.

Dañaron edificios públicos, viviendas y comercios. Particularmente graves fueron los hechos acaecidos el 11 de octubre en la Catedral marplatense como puede apreciarse en los cuatro links que siguen:

El ataque a la Catedral de Mar del Plata

Declaraciones del Jefe Departamental de la Policía

Declaraciones del Vicario General de la Diócesis y Párroco de la Catedral
https://www.youtube.com/watch?v=K8LaZPP57ko

Marcha Feminista, Pintadas y Destrozos en Mar del Plata
https://www.youtube.com/watch?v=nQi-1_viixk 

El Obispado de Mar del Plata calificó el ataque como un “acto de barbarie”, manado “de un odio irracional hacia la fe cristiana y hacia la Iglesia Católica”.

A continuación el texto completo del comunicado dado a conocer hoy por el Obispado: 

domingo, 11 de octubre de 2015

Proceso de Protestantización del Catolicismo - P. Horacio Bojorge

Proceso de Protestantización del Catolicismo
R. P. Lic. Horacio Bojorge S.J.


Este texto tiene su origen en un “Estudio Preliminar” escrito por el P. Bojorge en el año 2005, posteriormente revisado, corregido y aumentado. A causa de su lucidez reflexiva, ha tenido una enorme e irrefrenable difusión en diversos sitios de internet de habla hispana. Lo publicamos ahora en especial para el Centro Pieper, con algunos agregados del Autor.


Introducción

“Desviaciones doctrinales análogas a las que efectuó en su época la Reforma Protestante” Pablo VI, alocución del 27 junio 1967

Este informe sobre el proceso de protestantización del catolicismo tiene su origen en el estudio preliminar que escribí para el tomo sexto de La Nave y las Tempestades, en que el P. Alfredo Sáenz se ocupó de presentarnos La Reforma Protestante [1].

Federico Mihura Seeber había escrito en su introducción al primer tomo de la obra del Padre Alfredo Sáenz La Nave y las tempestades: “Los embates sufridos por la Iglesia en el pasado serán los mismos que sufrirá más tarde, sólo que mucho más graves” [2]. En muchos aspectos puede comprobarse que los fenómenos caracterizantes de aquella Reforma se prolongan en múltiples formas en nuestros días. Pero ella, a su vez, es una institucionalización no solamente religiosa, sino política, cultural y social, de males ínsitos al pueblo católico denunciados ya en el Nuevo Testamento. 


1.- Un mal propio del catolicismo

Por protestantización, entendemos un cambio complejo de la fe [3], de la religiosidad, de la sensibilidad, la piedad y la cultura católica. Se manifiesta principalmente en una disminución del afecto y la adhesión al Papa, a la Eucarística y a María. Este cambio consiste en una ruptura [4] latente con la tradición y la doctrina católicas que comienza como una exigencia de reforma y puede terminar, aunque no siempre, con la ruptura manifiesta con la comunión eclesial. Se ha señalado también que el lenguaje protestante es más bien dialéctico y contrapone los opuestos como disyuntiva: o, o; mientras que el lenguaje católico une los opuestos y los concilia: y, y.
     
Son numerosas, desde diversos sectores, y muchas de ellas muy cualificadas, las voces que afirman que el catolicismo continúa sufriendo hoy un proceso de protestantización. Un proceso que, según algunas de esas voces, sería aún más severo y más grave hoy que en el pasado. Bien puede decirse, a creerle a esas voces –muchas de las cuales voy a recolectar en estas páginas– que el fenómeno de la Reforma protestante no ha terminado aún y que asistimos en nuestros días a nuevos capítulos de ese proceso y hasta a una radicalización del mismo. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...